viernes, 2 de agosto de 2013

30 De profundis

No hagas de tu pasado una jaula para el presente.

La puñalada no lo hirió a él sino a su sombra. Venciendo el deseo de replegarse, ella lo siguió, transida de dolor, por todo el mundo. Pero, habiendo perdido agilidad, entrabó sus pasos. Él, con una cruel sacudida, desprendió a su fiel seguidora, para alejarse secundado por una nueva. La vieja sombra, abandonada en un rincón, se fue encogiendo alrededor de la dolorosa cicatriz, que poco a poco se convirtió en una perla.

De: El tesoro de la sombra de Alejandro Jodorowsky



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes