viernes, 21 de septiembre de 2012

21 Delirio de grandeza

Si buscas elogios, pregúntate antes qué has hecho para merecerlos.

Un yesero carga un Cristo para llevarlo a una iglesia. Ve que a su paso por la calle los ciudadanos se prosternan. Cree que es un homenaje dedicado a su persona. Se siente divino. Quiebra la escultura y abre los brazos. No comprende por qué lo apedrean.

De: El tesoro de la sombra de Alejandro Jodorowsky.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes