domingo, 22 de febrero de 2015

33 El verdadero milagro

El salto al vacío interior es un acto de fe.

     Un hombre se vistió de Cristo, trepó a un árbol y llamó a gritos a los habitantes de la aldea anunciándoles que era hijo de Dios y que iba a hacer milagros. «Saltaré desde aquí para volar como un águila». Brincó, cayó al suelo y se rompió una costilla. Los aldeanos lo insultaron, tratándolo de impostor. Éste, alzándose con trabajo, les dijo: «Si ustedes tuvieran fe en mí, volaría». Le respondieron: «Primero vuela, luego creeremos en ti...». Un loro que pasaba por allí escuchó la discusión. Dijo: «Aunque nadie tiene fe en mí, yo vuelo. Y a pesar de que vuelo, nadie cree en mí...». Pero los aldeanos, preocupados de apedrear al Cristo, no le prestaron atención.

De: El tesoro de la sombra de Alejandro Jodorowsky.


2 comentarios:

  1. Si pero no jejeje el Cristo al saltar su cuerpo calló...pero su intención voló.

    ResponderEliminar
  2. Si pero no jejeje el Cristo al saltar su cuerpo calló...pero su intención voló.

    ResponderEliminar

Visitantes