jueves, 19 de julio de 2012

2 La visión del elegido

El milagro está en todas partes, sólo hay que abrir los ojos.


   «Y apareció Jehová a Abram...» Abram vio a Dios. Es decir no vio nada más de lo que veía de ordinario. Sólo que se dio cuenta de que eso que veía –paisaje, animales y gente– era en realidad Dios.

De: El tesoro de la sombra de Alejandro Jodorowsky

4 comentarios:

  1. Hermoso, inteligente y sencillo. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. La vida era color de rosa, hasta que conocí a Alejandro Jodorowsky

    Hoy es Multicolor, multicultural, multifacética, multidimensional, multiorgasmica, múltiple múltiple, respira y suspira y sabe amar.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vida abierta a la conciencia.

      Saludos.

      Eliminar

Visitantes