viernes, 27 de julio de 2012

8 Deseo concedido

Incluso tu cuerpo no es tuyo.


   Dijo: «Dios, haz que nada tenga que no sea mío...». ¡Y se esfumó!


De: El tesoro de la sombra de Alejandro Jodorowsky.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Visitantes